Resistiré, el himno que ayuda emocionalmente

Resistiré, el himno que ayuda emocionalmente

A estas alturas lo hemos escuchado muchas veces: Resistiré, el himno que ayuda emocionalmente a aquellas personas que estamos confinadas y que se repite en las televisiones, radios y redes sociales.

Nunca nos habíamos encontrado en una situación parecida y por tanto a nuestra mente le cuesta procesarlo:

Cuando son tantos los días que llevamos encerrados, solo saliendo para ir a comprar los productos de alimentación, a la farmacia o a pasear el perro (toda una suerte por muchos motivos tener un animal de compañía y más en estas circunstancias), se da un gran cansancio en la mayoría.

Los problemas del confinamiento

Son muchas las personas que viven en pisos pequeños, algunos sin siquiera un pequeño balcón, la sensación la claustrofobia se va apoderando de ellas.

Los roces en la convivencia se van haciendo patentes al no tener la suficiente y necesaria intimidad.

Por otro lado, se da la lógica preocupación de muchos por la incertidumbre laboral o por su situación económica. Algunas personas no tienen recursos y han de recurrir a la ayuda de organismos o a la solidaridad de sus vecinos.

La añoranza de los familiares que no podemos ver (recordemos a los ancianos que hace semanas que no reciben visitas de sus seres queridos), ya que están confinados en sus respectivas casas. Además, muchas familias han sufrido la pérdida de un ser querido como consecuencia del coronavirus y ni siquiera han podido despedirse.

Se produce tristeza, cansancio (ya que aunque se duerman más horas el descanso no es reparador).

La convivencia con niños (a los que les cuesta entender que no pueden ir al parque ni ver a sus amigos) o con personas enfermas o impedidas pone a prueba la resistencia de las personas.

Resistiré: Trabajar emocionalmente

Por todo esto y por mucho más, el grito resistiré con el que se sienten identificados la mayoría de las personas que viven esta situación les ayuda a vislumbrar que la pesadilla del Covid-19 tendrá un final, que todos compartimos sentimientos parecidos y un dolor similar.

Ese resistiré hace que día a día se busquen recursos para que el confinamiento sea provechoso: Rutinas, ejercicio, estudio, teletrabajo, cocina saludable, resolución de conflictos con la pareja, disfrute de los hijos…

Muchos de mis pacientes me dicen que aprovechan este tiempo y situación para conocerse mejor, para ser mejor persona.

Vivir esta situación de manera positiva hará que resistir resulte más fácil.

×