Quédate en casa teletrabajando

Quédate en casa teletrabajando

El teletrabajo (es una suerte poder hacerlo en estos días) está ayudando mucho a las personas a mantener una rutina que es fundamental en los casos de confinamiento: “Quédate en casa, teletrabajando”. En estos días de reclusión obligada me estoy encontrando con pacientes (a través de mis consultas online) que están solos (algunos de los cuales la situación de soledad les genera ansiedad) y los que viven con su familia (pueden llegar a vivir, al tener tanto contacto continuado, situaciones de conflicto). El seguir un plan, como he dicho en alguno de mis artículos, ayudará, en las dos situaciones, a vivir la situación lo mejor posible y el teletrabajar servirá para llenar gran parte del día.

Un lugar de trabajo agradable

Me comentan muchos pacientes, especialmente los que hasta ahora no habían teletrabajado, que les cuesta acostumbrarse a la nueva rutina. La elección del lugar donde realizar ese teletrabajo será fundamental para nuestro bienestar. A ser posible, hay que diferenciar el lugar del trabajo del que se comparte con la familia o si se vive sin compañía, del que dedicamos a nuestro descanso o diversión. Sería conveniente que sea un sitio fijo y que no estemos cambiando cada día de ubicación.

El lugar de trabajo tendrá que estar muy ordenado, la estancia que habilitemos contendrá todos los elementos necesarios para realizar nuestra labor y cada día reordenaremos los elementos para encontrarnos al día siguiente un lugar agradable en el que permanecer esas horas laborables.

Será muy importante que ese lugar de trabajo tenga luz natural y si no es posible que tenga una iluminación que nos agrade. El encender una vela, puede ayudar a sentirnos mucho más a gusto y en paz. Y el decorar el lugar con elementos que nos satisfagan: Plantas, cuadros, fotos, algún recuerdo, nos hará más llevadero el trabajo. La casa limpia y ventilada con la fragancia del ambientador que más nos guste y una música relajante harán más grato el teletrabajo.

Trabajo y familia

Pero claro, muchos de los que leáis este post seguramente diréis que eso sólo es posible si se tiene una casa muy grande o se vive solo. Grande o pequeña, si en la casa hay niños pequeños el teletrabajo será difícil de gestionar. Hay que echar mano del ingenio para que los niños no representen un problema a la hora de realizar nuestro trabajo. Me comentan los pacientes que están en esa situación que se reparten la atención de los niños con sus parejas, de tal manera que mientras uno teletrabaja, otro les atiende y viceversa. Cuando los niños son mayorcitos van entendiendo que deben dejar ese espacio a sus padres para que trabajen al igual que ellos han de hacer sus tareas del colegio.

Sea como sea nuestra casa o nuestra situación personal, hay que adaptarse a las circunstancias de la mejor manera, al principio es más difícil, todo es nuevo y nuestras rutinas se han visto alteradas, pero, poco a poco llegaremos a normalizar lo que estamos viviendo estos días, a aceptar esas nuevas rutinas y dejaremos de estar tan pendientes de la crisis del coronavirus y tan sobre informados y el teletrabajo nos ayudará en ese reto hasta que todo pase y volvamos a la normalidad.

×