Miedo al desconfinamiento

Miedo al desconfinamiento

Llevamos semanas confinados. Al principio, la sensación fue chocante y generaba rechazo, pero en algunos casos se ha pasado de desear que el confinamiento terminara cuanto antes a tener miedo al desconfinamiento.

Los que más positivamente lo han llevado es porque han establecido rutinas, han aprovechado para acercarse más a los suyos, para ordenar sus casas, hacer ejercicio, alimentarse mejor y, como me comentan muchos pacientes, los que han optado por conocerse a sí mismos con una profundidad que desconocían hasta ahora.

Muchas personas han llegado incluso a una aceptación. Se han adaptado perfectamente a una circunstancia inusual. Pero lo que en principio puede ser una ventaja, en el momento en que se posibilita una incorporación paulatina a la normalidad, puede representar un problema.

Miedo a salir de casa

El “me quedo en casa” ha arraigado tanto en algunas personas que sienten miedo a salir. Muchos pacientes me comentan que temen la llegada de ese momento, el enfrentarse con sus temores:

Podíamos determinar que el miedo al contagio es el principal. La sobre información ha estado presente estos días de confinamiento y, evidentemente, no ayuda el hecho de que las noticias sobre las medidas de protección sean en ocasiones contradictorias. La incertidumbre de no saber realmente cómo será la desescalada también ocasiona malestar entre las personas al plantearse como de eficaces serán las medidas de protección, por ejemplo, en un transporte público, y si al llegar a casa hay peligro de que puedan contagiar a sus seres queridos.

La sensación de haber perdido acciones cotidianas que no sabemos cuándo se recuperarán ni como lo harán también supone una sensación negativa para muchos: ¿qué sentido tiene volver a la “normalidad” si no voy a poder tomarme una cerveza con mis amigos o ni siquiera poder abrazarles?

Incertidumbre laboral: ¿Cómo enfrentase a ella?

Por otro lado, está el tema laboral: Hay personas que antes del confinamiento vivían situaciones de mobbing en sus trabajos. En casa se han sentido protegidos y el volver a una realidad desagradable para ellos, les produce rechazo. Otros, sin embargo, desearían volver, pero su miedo radica en que cuando salgan a la calle no habrá un trabajo esperándoles. Especialmente sucede en personas que pertenecen a sectores que han sido castigados por esta pandemia, como la hostelería, el turismo y muchos autónomos.

No nos engañemos, nada será fácil para ninguno de nosotros y para otros será sin duda más difícil, pero el superar los miedos, el tener más seguridad en uno mismo hará que podamos enfrentarnos con más fortaleza a lo que nos espera. La búsqueda de nuevos recursos y oportunidades personales y laborales requerirá de todo nuestro esfuerzo y energía. La terapia puede ayudar a ver todo desde una perspectiva más positiva para avanzar en esta crisis y salir reforzados de la misma.

×