Problemas de pareja

Problemas de Pareja (hetero- y homosexual)

Recuperar la alegría, la felicidad, la normalidad, será más fácil con la ayuda de una terapia psicológica que vaya a la raíz de estas inquietudes y te haga ver las cosas de una forma optimista y positiva.

La convivencia de la pareja, sea ésta heterosexual u homosexual, conlleva, en ocasiones, dificultades en la comunicación, la toma de decisiones, la relación con los hijos u otros miembros de la familia, etc. o puede atravesar por etapas de celos e infidelidades.

Con frecuencia, se pueden producir trastornos sexuales: en la mujer (falta de deseo, anorgasmia, vaginismo) y en el hombre (impotencia, eyaculación precoz). Es cuando la mente se alía contra la naturaleza y cuando una ayuda psicológica profesional es necesaria para eliminar las barreras que impiden unas relaciones sexuales satisfactorias. Tened en cuenta que el primer órgano sexual es el cerebro.

Hay que entender que la sexualidad se ve afectada por el estrés, el cansancio, la rutina, la desconexión, la falta de comunicación. Además, con los años, el amor ya no es el mismo como al principio del enamoramiento.

En mi consulta, aportaré una mirada neutral a vuestra problemática, sin hacerme juez de los comportamientos, de tal manera que os sentiréis aceptados, cada miembro de la pareja, en la misma medida, ya que escucharé de forma imparcial vuestras opiniones y cuales son vuestras expectativas sobre la terapia de pareja. Me haréis partícipe de la historia de vuestra relación, de vuestro presente, de vuestro problema…

Con toda la información recogida, llegará el momento de la comunicación recíproca, de la asunción de responsabilidades y de llegar a acuerdos sobre las expectativas mutuas, pero antes realizareis unas tareas, en conjunto o por separado, que os enseñarán mucho respecto a vosotros mismos y a vuestra relación y os darán las claves para seguir adelante de forma positiva, gracias a la terapia de pareja.

En muchas ocasiones, una pareja  o uno de sus integrantes acude al psicólogo por una infidelidad de uno o de ambos.

La infidelidad puede tener una multitud de orígenes, entre ellos:

  • La vida sexual deficiente
  • La no-valoración por la otra parte
  • El “machismo” y el “feminismo” para mostrar poder
  • La monotonía
  • La “amenaza” de falta de libertad
  • etc.
  • Incluso el “permiso” o el “acuerdo” (que frecuentemente al final también aporta problemas a la pareja)

Para muchas parejas, la terapia es el último recurso antes de separarse, que puede significar un cambio de comportamiento de ambos y que permite, gracias al trabajo con el psicólogo/a, dar la vuelta a la situación.

Sin embargo, en los casos de separación formal, os podré ayudar a asimilar la nueva situación, a comunicar los cambios a los hijos y a sobrevivir a las modificaciones que ello pueda conllevar en la vida personal (estados de depresión, baja autoestima, cambios en el entorno social, etc.).

Si tienes interés en este tema (y dispones de unos minutos) te puede interesar la conferencia que he dado sobre este tema. Por favor, haz clic sobre el enlace:   Terapia de pareja

https://www.youtube.com/watch?v=ID_EE54oYt0