Problemas de familia

Problemas de familia

Los problemas y el malestar dentro de una familia suelen tener uno de los dos orígenes (incluso ambos):

  • Falta de comunicación
  • Un conflicto

Normalmente el conflicto no sólo afecta o proviene de un solo individuo, sino que puede generar tensiones en el núcleo familiar y suponer un problema de relación para todos sus integrantes. En ese caso, no podemos considerar la problemática como individual sino que tendremos en cuenta todos factores del entorno familiar.

Es posible que la comunicación entre los miembros de una familia se vea gravemente afectada por la problemática de uno de sus componentes y que incluso los integrantes, que aparentemente no están afectados por ningún conflicto, perjudiquen indirectamente a este ser querido sin ser conscientes de ello.

Las problemáticas más comunes suelen tener su origen en relaciones con las familias de origen, con los hijos de anteriores relaciones, adolescencia de los hijos, violencia doméstica, adicción a drogas o alcohol, etc.

Algunos de los trastornos alimentarios, conductas problemáticas infantiles y adolescentes, entre otros, podremos tratarlos acertadamente con la terapia familiar.

La terapia familiar que pondremos en marcha en mi consulta psicológica de Barcelona o de Vilanova i la Geltrú suele ser de corta duración pero ocasionalmente interesa extenderla según el progreso de la terapia que depende mucho de la motivación y disposición de todos los miembros de la familia.

Juntos estudiaremos las habilidades individuales para mejorarlas de cara a una buena relación familiar. Os daré la oportunidad de coger conciencia de aquellas secuencias comunicativas defectuosas y problemáticas, que hacen que las cosas no vayan bien para algunos o todos los miembros de un grupo familiar. Juntos trabajaremos para sustituirlas por formas sanas de relación. Os daré tareas que se realizarán durante las sesiones de la terapia o en vuestra propia casa entre las visitas programadas.

La terapia familiar tiene como finalidad conseguir un mejor entendimiento dentro de los miembros de la familia y crear cierta capacidad de identificar desafíos y resolver entre ellos mismos futuros conflictos, incluso después de haber concluido la terapia.